Piel seca alípica

La piel seca alípica es un tipo de piel seca. Como todas las pieles secas se caracteriza por un aumento de la pérdida de agua, desecación en la superficie de la piel, formación de pequeñas grietas y disminución del espesor de la epidermis (capa más superficial de la piel).

Es una piel con un aspecto mate y marchito y con poros poco o nada perceptibles.

La piel seca alípica es muy vulnerable a agentes externos como la radiación solar, la sal marina, el viento, el clima invernal, calefacción excesiva o aire acondicionado, cosméticos o maquillaje inadecuados y limpieza excesiva.

Este tipo de piel tiende a irritarse, la piel alípica no tolera bien los jabones, no broncea y se quema ya que no tiene una buena protección. Esto hace que se deshidrate.

Como piel alípica entendemos que es una piel carente de lípidos, es decir, que no contiene grasas que la protejan. Es una piel vulnerable, frágil y delicada.

¡CONSEJOS!

No utilices jabones, detergentes o lociones alcohólicas.

Protege tu piel con cremas ricas en elementos grasos.

Anuncios